El hotel más antiguo de Madrid vuelve a la vida como un 5 estrellas

El Gran Hotel Inglés recupera en esta etapa el esplendor y la categoría que tuvo en el siglos XIX y primera mitad del XX

Hidden Away Hoteles reabrirá en marzo las puertas del Gran Hotel Inglés de Madrid, el hotel más antiguo de la capital, tras invertir 16 millones de euros en la restauración integral, que abrirá sus puertas reconvertido reconvertido en un establecimiento cinco estrellas.

El Gran Hotel Inglés, que data de 1853, fue el primer hotel en tener restaurante, y está situado en la primera calle de Madrid que contó con suministro eléctrico, la actual calle Echegaray. Un lugar que fue un punto de encuentro para vanguardistas e intelectuales y a él solían concurrir influyentes artistas, literatos y músicos como Matisse, Valle-Inclán o Carlos Gardel.

El hotel boutique situado en la calle Echegaray, 8, en pleno centro de Madrid, a pocos metros de la Puerta del Sol y del Congreso de los Diputados, en el Barrio de las Letras, ha sido remodelado por el estudio de arquitectura de David Rockwell (Rockwell Group).

El grupo, que hace más de dos años logró hacerse con su propiedad, prevé contratar a una plantilla de más de 60 profesionales de la hostelería de lujo para su operación.

De las 72 habitaciones con las que contaba el antiguo hotel ahora cuenta con 48 habitaciones, duplicando el tamaño de las estancias y 6 suites de lujo. El tamaño medio de las habitaciones es de 26m2, aunque hay algunas que llegan hasta los 125. Todas equipadas con camas king-size, lencería de algodón egipcio 500 de hilos, smart TV y wifi de alta velocidad por fibra óptica.

Además cuenta con dos comedores privados, una biblioteca llamada el Salón de las Letras, un gimnasio, zona de «wellness». El nombre del restaurante, Lobo 8, está inspirado en el antiguo nombre de la calle Echegaray.

En la obra se han utilizado…

-84.468 kg de acero en refuerzos estructurales; 11 km de elementos estructurale signifugados: 4.000 placas de cartón yeso para tabiquería; 10.400 m2 de aislamientos acústicos y térmicos; 9 km de molduras; 2.500 litros de pintura; 1,8 km de luminarias led; 12 km de cableado eléctrico; 3,2 km de tubería de ACS y AFS; 4.600 m2 de conductos de climatización; además, se han conservado y reforzado más de 400 pilares de madera de 150 años de antigüedad, embutidos en los entramados de carga tan característicos del centro de Madrid.

Fuente: ABC

Deja un comentario